Prevención y mantenimiento de compresor de aire

Como toda máquina industrial, los compresores sufren un desgaste progresivo, ligado a la propia actividad de la máquina. Este desgaste es proporcional al rango de horas de trabajo de la máquina, a las condiciones de trabajo de la misma y, de forma vital, al cuidado de dicha máquina. En este punto es fundamental el mantenimiento de dicho equipo. Una acción de mantenimiento se basa en la sustitución de ciertos elementos fungibles, el control de parámetros de funcionamiento y en la mejora de los sistemas mecánicos y móviles de dichas máquinas: un pistón correctamente engrasado no tendrá las mismas probabilidades de rotura que un pistón que haya perdido todo su aceite.

Dentro de los programas de servicio y mantenimiento, uno de los aspectos más comentados es la sustitución de elementos fungibles. Estos elementos pueden ser el aceite, el filtro de aceite o el filtro de aire.

Cambio del filtro y del aceite del compresor de aire

El aire ambiente que “respira” un compresor está, habitualmente, cargado de diferentes partículas y materiales que, al final, van a circular por el interior de nuestro compresor. El filtro de aire es la barrera mecánica que detendrá estas impurezas que, si bien algunas de ellas pueden resultar inofensivas, otras tantas pueden generar averías o desgaste excesivos, especialmente en elementos mecánicos. Una correcta filtración del aire nos alargará de forma exponencial la vida útil de nuestros equipos.

Muy importante es, también, el filtro de aceite. El aceite para un compresor es como la sangre para el cuerpo humano. El diseño actual de los aceites ha permitido desarrollar un mundo de tecnologías, características y tipologías de aceite que nos permiten lubricar nuestras máquinas con particularidades muy específicas. A fin de cuentas, una de las funciones que tiene el aceite es la de limpiar de impurezas nuestro circuito, por lo tanto, un correcto filtrado de aceite, será básico para el funcionamiento de nuestro compresor.

En cuanto al aceite, en el mundo industrial todos conocemos de la importancia de un buen aceite. Entre sus funciones cabe destacar:

  1. Limpieza de agentes externos y/o contaminantes
  2. Lubricación de elementos mecánicos
  3. Refrigeración y reducción de la temperatura de trabajo
  4. Sellado de micro-fugas y poros que puedan disminuir el rendimiento de nuestro equipo

Control de la presión

La presión es un valor altamente importante en el trabajo de una industria, pero igualmente cobra especial importancia en el propio compresor y su mantenimiento. Un equipo está diseñado para trabajar a una determinada presión. Si esta presión es modificada por encima de los valores permitidos, podemos, no solo, provocar riesgo para las personas que están alrededor del equipo, sino para la propia vida útil del mismo.

Comprobación del funcionamiento de las válvulas de control

Como cualquier parte de un compresor, su conjunto válvulas de maniobra y control están específicas diseñadas para trabajar en determinadas circunstancias, variar estas condiciones puede generar problemas graves de paradas y avería. Su mantenimiento y correcto ajuste nos permitirá mantener el buen funcionamiento de nuestro compresor.

En resumidas cuentas, el mantenimiento de un equipo es fiel reflejo de las condiciones de trabajo del mismo y, por ende, de su aprovechamiento por parte de un cliente. Un compresor cuidado y bien mantenido nos permitirá desarrollar nuestra actividad sin peligro de parada inesperada.

Prevención y mantenimiento de compresor de aire